Siete reinas del rock (III): Chrissy Hynde

7 de septiembre de 1951 Akron, Ohio, EE.UU.
La reina del rock más puramente roquera de todas las que he tenido el placer de escuchar.

No es la más agraciada de estas siete reinas, precisamente (vaya, perdona, Chrissy), no puede sospecharse de ella que sea un elemento decorativo que un grupo de muchachotes ha tomado para dar “color” a su banda (sea por la figura o por la voz). No, Crissy Hynde, en realidad, ES The Pretenders: es su voz, escribe sus canciones, frecuentemente toca la guitarra y es el único miembro del grupo que no ha cambiado desde que se fundó (desde que ella lo fundó, quería decir). Vaya, que ese estilo tan propio del grupo y todas esas canciones que nos han acompañado a lo largo de tantas vivencias han sido cosa de Ms. Hynde.

“Nunca fui a un baile, nunca tuve una cita. Era bastante horrible para mí. Excepto, claro, que podía ir ver las bandas, y eso era lo más. Iba a Cleveland para ver cualquier banda. Estaba enamorada todo el tiempo, pero principalmente de los tipos de las bandas que yo no podía conocer. Saber que Brian Jones estaba allí, y después que Iggy Pop estaba allí, hacía difícil para mí conseguir interesarme demasiado en los tipos que estaban alrededor. Yo tenía cosas más grandes en mente”.

Ya lo creo que las tenía. Formó su primer grupo con un amigo de Akron, Mark Mothersbaugh, quien no sólo es legalmente ciego, desde su más tierna infancia, cuando se quita las gafas, sino que triunfó con otro grupo mítico en los 70-80: Devo (¡Oh, no!… es Devo). Y en 1973, después trabajar como camarera y otros empleos de subsistencia, aterriza en Londres a ver si el pop inglés le da una oportunidad (aunque lo que encuentra en boga es el punk). Trabaja en una revista musical, “New Musical Express”, y después de otros intentos crea en 1978 The pretenders (llamado así por una canción de los Platters, “The great pretender”) junto a Pete Farndon, Honeyman-Scott y Martín Chambers.

Qué decir de su voz. No es la mejor, ni la más depurada, pero sí es una de las más características: como un terciopelo un poco áspero, una combinación de rudeza y suavidad propia de una mujer capaz de ser amiga íntima de McCartney y de haberle dado a Sid Vicious el candado que llevó colgado al cuello hasta que murió a los 21 años.

Hoy, todavía sobre los escenarios, es además una activista radical del uso del flequillo sobre los ojos (por lo visto en todos estos años, irrenunciable) y de cosas más serias, como de la acción en contra del maltrato animal (miembro de PETA, una asociación que debería cambiar su nombre en el mundo hispánico) y lo mismo grita en una manifestación contra el escaldado del pollo frito de Kentucky, que revoluciona Pamplona proponiendo que los mozos corran sin toros (ay, Chrissy).

Youtube: Brass in pocket
Youtube: Don’t get me wrong

Más información
Chrissy Hynde en Wikipedia
The Pretenders en Wikipedia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s