Bibliotecas públicas: del cero al nueve.

Artes

Desgraciadamente, cuando se piensa en la biblioteca pública se piensa en literatura o, como mucho, en historia.

– ¿Trabajas en una biblioteca? ¿Me podrías recomendar novelas para el verano?

– Y yo qué sé, usuario mío, a mí me va más la divulgación científica y el ensayo… Pregunte usted a mi compañera Cecilia Bohl, que está en esa onda.

Bromas aparte, me pregunto por qué renunciar a la sociología, medicina, física, arte, música, deporte… De hecho las bibliotecas no lo hacen* pero el mito persiste en el imaginario colectivo. En mi opinión hay que romper ese mito para que nuestros centros sean lo que siempre fueron: no el refugio de las letras sino el punto de encuentro del conocimiento universal. Y de la gente que lo busca, ya puestos.

_______________________

* Si examinamos, por ejemplo, la actividad de difusión cultural de las bibliotecas públicas encontraremos de todo, desde experimentos científicos hasta clases de costura.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s